miércoles, 15 de abril de 2015

Talkin' Heads, una escenografía teatral para una peluquería con un carácter muy particular

Talkin' Heads es una peluquería situada en la esquina de un afluente distrito comercial de Atenas, cuyo proyecto de reforma ha transformado una antigua farmacia en un salón de belleza

Talkin' Heads, peluquería, Atenas, Bureau de Change

Las características de este local comercial en esquina, con una doble fachada acristalada, influyeron en el desarrollo del concepto del proyecto de esta peluquería tradicional

El acristalamiento de ambas fachadas permitió explorar un planteamiento en el que se tuviera un punto de vista desde el exterior sin obstáculos. Un planteamiento diferente, que diera al público la sensación de encontrarse frente a un pequeño escenario y permitiera que el proyecto se conceptualice como una instalación, más que como un ejercicio de diseño interior. 

Talkin' Heads, peluquería, Atenas, Bureau de Change

El local comercial cuenta con 50 metros cuadrados, repartidos entre la planta principal, que hace el papel de escenario, y una mezzanine, en la parte posterior del edificio. El diseño adopta un trío de asientos que miran hacia adentro, enfrentados entre si, y emparejados con unos grandes espejos que cuelgan desde el techo. La agrupación de sillas proporciona una experiencia del salón un tanto más comunitaria, social, que impulsa la interacción entre los estilistas y la clientela. 

Talkin' Heads, peluquería, Atenas, Bureau de Change

Como parte del concepto de diseño de esta escenografía, se han incluido 130 marcos de cuadros individuales que cuelgan del techo. Fabricados a partir de perfiles de madera oscura (molduras, arquitrabe, cornisas y zócalos), lo marcos varían en tamaño, desde los 16x21cm hasta los 73x86cm. 

Talkin' Heads, peluquería, Atenas, Bureau de Change

Aparentemente, los marcos se han puesto al azar, pero realmente han sido colgados cuidadosamente con cables de acero de 1mm de espesor, de forma que cada uno de ellos tenga la inclinación exacta para crear un paisaje suspendido

Talkin' Heads, peluquería, Atenas, Bureau de Change

Los marcos se extienden desde las cuatro esquinas del salón, antes de parecer abatirse hacia abajo hasta encontrarse con los espejos del trío de asientos de los clientes. Mientras muchos de ellos permanecen vacíos, algunos contienen espejos y el ángulo preciso para proporcionar la importantísima vista hacia atrás de la cabeza, mientras se está cortando y peinando el cabello. 

Talkin' Heads, peluquería, Atenas, Bureau de Change

La iluminación simple encima de toda la instalación provoca que los marcos proyecten sombras y siluetas hacia el espacio debajo, dotándolo de cierto dramatismo. Las siluetas cambian y se distorsionan, dependiendo de la hora del día y la trayectoria de la luz del sol, que baña el interior del espacio a través de las dos fachadas acristaladas. 

Talkin' Heads, peluquería, Atenas, Bureau de ChangeTalkin' Heads, peluquería, Atenas, Bureau de Change


Por otro lado, sobre el área de trabajo, se han colocado tres focos que dirigen la atención y la centran en la actividad protagonista dentro de Talkin' Heads, la experiencia del corte de pelo. Los focos proporcionan un torrente de luz sobre la corona del cabello del cliente lo que, conceptualmente, lo dibuja e incluye dentro de esta sensación teatral, mientras que, en el plano más práctico y funcional, mejora la visibilidad para que el estilista pueda realizar su trabajo. 

Talkin' Heads, peluquería, Atenas, Bureau de Change

Los 520 cables que sujetan el paisaje suspendido de marcos y espejos crean, además, una especie de "presencia nebulosa" que se cierne justo debajo del techo. Los cables de acero se balancean suavemente, respondiendo así al movimiento dentro del espacio y provocado por la clientela que accede al salón de peluquería. 

Talkin' Heads, peluquería, Atenas, Bureau de Change
Planta principal

Talkin' Heads, peluquería, Atenas, Bureau de Change
Alzado frontal

Proyecto de Interiorismo: bureau de change
Fotografía: Olga Koutantou

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por comentar!