viernes, 27 de septiembre de 2013

Toy Stories, por Gabriele Galimberti

Esta semana les traigo un proyecto maravilloso del fotógrafo italiano Gabriele Galimberti

Se trata de Toy Stories, una serie de fotografías que tienen como protagonistas a unos modelos muy especiales: Niños de todo el mundo y algunas de las posesiones que pueden considerarse más personales para ellos, sus juguetes

Igual que se demostrara con el proyecto "Where the children sleep" (Donde los niños duermen) hace un par de meses, creo que lo más significativo que se saca de las imágenes la enorme desigualdad que existe en las diferentes partes del mundo. 

Maudy (Kalulushi, Zambia)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Orly (Brownsville, Texas, EEUU)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Puput (Bali, Indonesia)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Li Yi Chen (Shenyang, China)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Alessia (Castiglion Fiorentino, Italia)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Abel (Nopaltepec, México)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Noel (Dallas, Texas, EEUU)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Elenah (El Nido, Filipinas)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Oscar (Bradfortd on Avon, Reino Unido)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Tyra (Estocolmo, Suecia)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Keynor (Cahuita, Costa Rica)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Arafa & Aisha (Bububu, Zanzibar)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Mikkel (Bergen, Noruega)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Bethsaida (Puerto Príncipe, Haití)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Enea (Boulder, Colorado)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Botlhe (Maun, Botswana)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Lucas (Sydney, Australia)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Cun Zi Yi (Chongqing, China)



Taha (Beirut, Líbano)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Ralf (Riga, Latvia)



Chiwa (Mchinji, Malawi)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Jerónimo (Colombia)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Elene (Tblisi, Georgia)



Pavel (Kiev, Ucrania)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Jaqueline (Manila, Filipinas)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Tangawizi (Keekorok, Kenia)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Julia (Tirana, Albania)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Kalesi (Viseisei, Islas Fiji)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Reanya (Sepang, Malasia)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Shaira (Mumbai, India)

Toy Stories, Gabriele Galimberti

Ragnar (Reykjavik, Islandia)

Toy Stories, Gabriele Galimberti


Si desean ver el resto de fotografías de Toy Stories, pueden hacerlo en la web de Gabriele Galimberti, haciendo clic aquí

A continuación, les dejo la traducción de la reseña que se publicó en la revista Times, escrita por Ben Machell. 

***

Si el fotógrafo de de Riverboom Gabriele Galimberti hubiera pasado para fotografiarme cuando tenía 6 años y estaba rodeado de mis juguetes favoritos, hubiera visto lo siguiente: Armamento medieval de plástico, una variedad de Lego (espacio, castillo y pirata), un Tyrannosaurus rex inchable (pinchado lentamente hacia la extinción ), una figura de acción de Superman (la cual perdí y me hizo hiperventilar de pena), un par de conejos de peluche (Sally y Billy), coches de juguete, una pequeña guitarra, un avión que se ponía en marcha con una catapulta elástica y una réplica de pistola de la que pensé mi madre no sabía nada.

Todo el mundo recuerda los juguetes de su infancia. El hecho de que yo pueda recordar cómo sabía la mayoría mejor de lo que puedo recordar los nombres de mis maestros de escuela primaria dice todo lo que necesitas saber sobre el universo que habitan los niños. De hecho, cuando a Galimberti se le ocurrió la idea de fotografiar a los niños de todo el mundo con sus juguetes, no estaba esperando descubrir mucho que no supiéramos ya: Los niños aman las muñecas y los dinosaurios y camiones y monos de peluche, y construirán mundos a su alrededor antes de finalmente, inevitablemente, dejarlos de lado para siempre. "A su edad, todos son más o menos lo mismo", es su conclusión después de 18 meses de trabajo en el proyecto. "Ellos sólo quieren jugar."

Pero la forma en la que juegan puede revelar mucho. "Los niños más ricos eran más posesivos. Al principio, ellos no querían que tocara sus juguetes, y necesité más tiempo antes de que me dejaran jugar con ellos ", dice el italiano, que a menudo se reunía a jugar con los niños antes de arreglar los juguetes y tomar la fotografía. "En los países pobres, era mucho más fácil. Incluso si sólo tenían dos o tres juguetes, realmente no les importaba. En África, los niños juegan, sobre todo, con sus amigos fuera ".

Sin embargo, incluso los niños de mundos diferentes comparten similitudes cuando se trata de la función que cumplen sus juguetes. Galimberti cuenta haber conocido a un niño de seis años de edad, en Texas, y una niña de cuatro años en Malawi, y que ambos mantuvieron que sus dinosaurios de plástico podrían protegerlos de los peligros que creían los esperaban en la noche - de los secuestradores y los animales venenosos, respectivamente. Más común era cómo los juguetes reflejaban el mundo en el que cada niño nació: Es así que un niño de una familia acomodada en Beijing ama el Monopolio, porque le gusta la idea de construir casas y hoteles, mientras que un niño una zona rural de México ama los camiones, porque los ve retumbando todos los días por las calles de su pueblo hasta la plantación de azúcar que está cerca.

En última instancia, los juguetes expuestos revelan las esperanzas y las aspiraciones de las personas que las compraron en primer lugar. "Al hacer esto, he aprendido más acerca de los padres que de los niños", dice Galimberti. Allí estaba la madre letona que conducía un taxi para ganarse la vida, y quien llenó a su hijo de coches en miniatura, el agricultor italiano cuya hija exhibida orgullosa sus rastrillos, azadas y palas de plástico. Padres de Oriente Medio y Asia, que encontró, que empujaron a sus hijos a ser fotografiados, incluso si estuvieran inicialmente nerviosos o alterados, mientras que los padres de América del Sur fueron "muy relajados, y me dijeron que podía hacer lo que quisiera, siempre y cuando su hijo no le molestara".

Con la excepción de los juegos de ordenador, se dio cuenta de que los juguetes no han cambiado mucho en las últimas tres décadas. Y hay algo reconfortante en eso. "A menudo me encontraba el tipo de juguetes que solía tener", dice. "Fue agradable volver a mi infancia de alguna manera."


Ben Machell - The Times Magazine

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por comentar!