miércoles, 19 de noviembre de 2014

Hotel Molitor: Reviviendo uno de los lugares emblemáticos de París

Durante más de 60 años, Molitor fue el complejo de piscinas más popular del París del siglo XX. Sus dos piscinas, galas y ambiente avant-garde lo convirtieron en un punto de encuentro en la vida social de muchos parisinos de la alta sociedad, y en sede de un gran número de eventos, exposiciones y desfiles de moda. 

En 2014, 25 años después de su cierre, el complejo deportivo se ha levantado de sus cenizas y ha vuelto a abrir sus puertas gracias a una restauración total que ha transformado completamente las antiguas piscinas, incorporándolas en un Hotel & Spa de lujo.

Hotel Molitor, París


Ubicado en el distrito XVI de París, el complejo fue proyectado por el arquitecto Lucien Pollet como parte de un esfuerzo para dotar a la periferia de la ciudad de áreas verdes, complejos deportivos y de ocio. Fue inaugurado por Aileen Riggin y el nadador olímpico Johnny Weissmüller (el primer Tarzán de Hollywood) en 1929 y se hizo famoso, entre otras cosas, gracias a su diseño Art Decó y por haber sido elegido como lugar de presentación del primer bikini en 1946. 

Piscinas Molitor, 1929
Piscinas Molitor poco después de su inauguración en 1929.

Pasados sus años de gloria, el contrato de arrendamiento de Molitor expiró, el complejo deportivo dejó de funcionar y fue cerrado en 1989, siendo catalogado como monumento histórico y convirtiéndose en refugio de artistas urbanos que transformaron el dilapidado edificio en un templo del "París Underground".

Piscinas Molitor, París (Grafitis)

Piscinas Molitor, París (Grafitis)Piscinas Molitor, París (Grafitis)

Piscinas Molitor, París (Grafitis)

El proyecto de rehabilitación que ha transformado el complejo de piscinas en el Hotel Molitor, inaugurado en julio de este año, ha estado a cargo del interiorista francés Jean-Philippe Nuel, quien ha desarrollado un proyecto que une el pasado y presente de la historia del complejo mediante grafitis, mobiliario vintage y piezas contemporáneas.

El concepto de diseño fue fusionar el ayer y hoy para revivirlos y de alguna forma "contemporizar" un edificio histórico, dentro del cual las únicas piezas recuperables fueron algunos elementos decorativos y las piscinas, una cubierta y otra al aire libre. Para logra dicha fusión, la primera decisión de Jean-Philippe Nuel consistió en seleccionar los elementos que se mantendrían: Los exteriores del edificio, el techo del restaurante y las taquillas del gimnasio. 

El nuevo Hotel Molitor es un gran edificio que cuenta con 124 habitaciones, un restaurante, gimnasio y spa. Además, las dos piscinas de 50m. y 33m. de largo han sido completamente renovadas y la piscina interior se ha convertido en el "punto focal" y el corazón de esta edificación única. 

Hotel Molitor, piscinasHotel Molitor, piscinas

Hotel Molitor, piscinas

El espíritu del Hotel Molitor es puramente urbano, lleno de expresiones artísticas que le dan carácter y un ambiente único. Además, el diseño de los nuevos espacios, que no siempre coincidieron con los del edificio original, intentan representar con su estilo y decoración las diferentes épocas de la historia del Molitor. 

Las habitaciones están dispuestas sobre una estructura de tres plantas que rodean la piscina, y cuya forma se hace eco de las líneas de las paredes originales. Además, todas las fachadas interiores muestran un color amarillo ocre profundo, que formó parte del color original del edificio y, por esta razón, se decidió incorporarlo a la decoración interior. 

Hotel Molitor, fachadas interiores

El lobby o recepción del hotel presenta una estética que hace referencia a la época del grafiti y arte urbano. Destaca especialmente la presencia de un hermosísimo Rolls Royce que ha sido personalizado por JonOne, un artista del grafiti neoyorquino. 

Por otro lado, cuenta con elementos de marcados contrastes, como los escritorios, el taquillero de acero inoxidable y las luminarias y los espejos que cuelgan del techo. 

Hotel Molitor, Lobby

Hotel Molitor, lobbyHotel Molitor, Lobby

Hotel Molitor, Lobby

Otro detalle interesante son las sillas y sillones, que han sido diseñados exclusivamente por Jean-Philippe Nuel para este proyecto. 

Hotel Molitor, mobiliario

Hotel Molitor, mobiliarioHotel Molitor, mobiliario

Por otro lado, si bien el restaurante se ha concebido como el espacio en el que deben converger todos los estilos, es el lugar del edificio donde se encuentra una de las muestras más amplias del Art Decó, sobre todo en las molduras del techo, que se complementan con otros elementos, como las imágenes de gran formato de Thomas Jorion

Hotel Molitor, restauranteHotel Molitor, restaurante

Hotel Molitor, restaurante

Hotel Molitor, restauranteHotel Molitor, restaurante

El estilo y personalidad más moderno se encuentra en el área de gimnasio y spa, que contrastan con elementos originales, especialmente restaurados, y mobiliario vintage.  

Hotel Molitor, gimnasioHotel Molitor, gimnasio

Hotel Molitor, spa

Las habitaciones ofrecen comodidad y tranquilidad sin perder su aspecto original y la presencia del color amarillo ocre que se ha colocado también en otros espacios y las fachadas. Como una forma de diferenciarse del resto de hoteles, se ha ubicado las camas en las esquinas de la habitación, en vez del centro, como ocurre en la gran mayoría de casos. 

Hotel Molitor, habitaciones

Hotel Molitor, habitacionesHotel Molitor, habitaciones

Otro punto interesante del Hotel Molitor es que, con la intensión de seguir manteniendo su tradición y espíritu, el espacio albergará también diversas exposiciones que se repartirán en todo el hotel. 


Fotografía: Gilles Trillard, Christophe Dugied, Alexandre Soria, Thomas Jorion,Jean-Baptiste Talbourdet y Gilles Rigoulet.
Fuente: Diario Design

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Gracias por comentar!