miércoles, 18 de mayo de 2016

Cervecería Capitán Central: la transformación de una estación de policía en un impresionante bar de estética industrial

La empresa dedicada al desarrollo de espacios gastronómicos Bar Makers y su director creativo, Guillermo Cacciavillani, transformaron una antigua estación de policía en Argentina, para convertirla en un impresionante bar de estética 100% industrial.


Ubicado en el bohemio Barrio Güemes, en Córdoba, Argentina, el equipo de Bar Makers recuperó la estación de policía para convertirla en Capitán Central Cervecera, un original bar donde los amantes de la cerveza pueden reunirse, beber y hasta compartir algunas recetas. 

Con una superficie de 500 metros cuadrados, este monumental bar se construyó en el marco de una galería comercial abierta llamada Barrio. Tras obtener la concesión de los espacios gastronómicos, Bar Makers diseñó un espacio moderno y auténtico, que se distribuye en dos plantas


La estética industrial del espacio se revela desde el exterior a través de su fachada despojada de ornamentos y su imponente portal de hormigón armado de 5 metros, que se extiende hacia el cielo a través de una chimenea oxidada de 7 metros de altura. La fusión del hormigón, el hierro y el cristal hacen que el exterior del edificio luzca como un lugar fascinante que llama la atención de los peatones y la gente que circula por la zona. 

Acompaña a la chimenea un rótulo incrustado con luces de neón en la entrada principal, que reza "La obsesión por crear algo hermoso", una declaración simple y contundente que sintetiza las intenciones del proyecto.


El interior continúa la línea estética industrial del exterior, combinando piezas de hierro y madera. Las barras son grandes figuras geométricas de hormigón pre-moldeado y los rótulos van desde grandes letras de cemento hasta iconografía de mensajes simples y concretos en neón. Por otro lado, sus mamparas metálicas de cinco metros de altura y dos metros y medio de ancho facetadas tridimensionalmente en forma poligonal, refuerzan la escala del lugar. 



El interior del espacio cuenta con una imponente doble altura que refuerza la monumentalidad de la fachada. El color gris del hormigón se convierte en el telón de fondo para un circuito de tuberías rojas que recorren las paredes y el techo, simulando ser un sistema hídrico de seguridad. La red de tuberías, además de cumplir un papel decorativo y soportar las luminarias, sirven para distribuir las líneas de cerveza a todas las barras. 



El color rojo se convierte en el hilo conductor del diseño interior, apareciendo también en otros elementos, como las puertas, el tapizado de las sillas y una escultural escalera, que conecta sus dos niveles y está recubierta por una banda metálica que hace que la estructura parezca una pieza flotante.



La continuidad de los espacios se genera a través de grandes terrazas, balcones de metal y patios que dan a los visitantes la oportunidad de contemplar el entono, escuchar música y disfrutar de una cerveza al aire libre. En el patio principal, toma protagonismo una grúa de construcción original hace el papel de cabina para los DJ's invitados. 





Planta Baja


Primera Planta: Terraza




Fuente: Arch Daily
Fotografía: Gonzalo Viramonte

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!