lunes, 1 de mayo de 2017

Jan von Holleben, el niño que todos llevamos dentro

El día del trabajo nos trae la obra de un fotógrafo muy especial que, inspirado por la infancia, los juegos, la diversión y, en líneas generales, el pasárselo bien, nos regala composiciones muy imaginativas y llenas de creatividad


Jan von Holleben es un fotógrafo nacido en Colonia. Hijo de un cineasta y una terapeuta infantil, el desarrollo de su trabajo está fuertemente influenciado por sus padres y por sus vivencias en la infancia, que pasó en una comuna alternativa en el campo, al sur de Alemania. 

Inició su andadura en el mundo de la fotografía siguiendo los pasos de su padre. Con tan solo 13 años, cogió una cámara y comenzó a experimentar con todo tipo de "trucos mágicos", fotografiando amigos y a los miembros de su familia y desarrollando su técnica, poco a poco. Sin embargo, no fue hasta terminar su carrera en "Pedagogía para niños con discapacidades" cuando decidió estudiar fotografía de una forma más profesional, graduándose en "Teoría e Historia de la Fotografía" en el Surrey Institute of Art and Design, en Farnham, Inglaterra. 





Durante su estancia en Londres, trabajó como editor, director de arte y director de fotografía en la revista Diva y de la agencia Pocko. Al mismo tiempo, creó dos colectivos fotográficos, Young Photographers United y Photodebut, donde ejerció director. Actualmente, pasa sus días entre Berlín, Londres y Colonia, donde produce la mayor parte de sus creaciones.



La obra fotográfica de Jan von Holleben está centrada en el "homo ludens", es decir, el hombre que aprende a través del juego, que se construye a partir de una integración lúdica de la teoría pedagógica con sus propias experiencias personales de juego y recuerdos de la infancia. Es así, que su trabajo se basa en la representación visual de la infancia y sus juegos, que se inspiran en libros de historias clásicas para niños y, también, en modernos superhéroes. 

Ya sea volando entre planetas, buceando en el fondo del mar en busca de tesoros perdidos o simulando ser un superhéroe con poderes especiales, sus imágenes nos llevan a esa etapa de nuestra vida en el pasado y nos hace recordar las mil y un aventuras que vivimos gracias a esa fantástica herramienta, la imaginación, que nos impulsaba a descubrir el mundo. 




"Una vez manejé los mundos. No sólo uno, sino muchos. Los goberné con los espejos y las lentes. Los goberné con la luz y la sombra, y el tiempo. Los manejé a veces con un truco de la vista. A través de mi cámara, un cosmos entero tomó forma, y cada mundo dentro de él parecía funcionar por cierta lógica desconocida, como una clase de mecanismo mágico"


Si están interesados en conocer todo el trabajo de Jan von Holleben, pueden hacerlo a través de su página web oficial, su perfil en Instagram, o su página de Facebook.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por comentar!